Aula Gastronòmica de l’Empordà

“El Aula es un espacio para la reflexión, el análisis y la formación de la cocina y la gastronomía.
Disponer de una agua bien tratada nos permite hacer observar a los cocineros el valor de las materias primas en la elaboración de los mejores platos de nuestra gastronomía.”

Martí Sabrià. Director Gerente Unió d’Empresaris d’Hostaleri i Turisme Costa Brava Centre

El reto

Diseñar la solución para dotar al Aula Gastronòmica de l’Empordà de un modelo de gestión hídrica eficiente, sostenible, rentable y de calidad. Un espacio de formación gastronómico de referencia en el país, que acoge diversos perfiles de alumnado en sus ciclos formativos a lo largo de todo el año, desde actividades gastronómicas infantiles hasta cursos de alta cocina para profesionales, y particulares, impartidos por los máximos representantes de la gastronomía catalana, española e internacional.

La solución

Implantar el Agua 10 para cada una de las funciones que cumple el agua en la cocina del Aula. Los procesos de investigación llevados a cabo de forma conjunta con el Aula Gastronómica y con otras empresas del sector alimentario nos han permitido desarrollar Agua 10 elaboración gastronómica, Agua 10 bebida, Agua 10 cubitos de hielo, Agua 10 café espresso, Agua 10 pan artesano, etc. pudiendo estudiar el comportamiento del agua en función de sus parámetros en un ámbito muy cercano a una cocina profesional.

Beneficios

Disponer de un Modelo de Gestión Agua 10 en la globalidad de la cocina del Aula Gastronómica, espacio formativo de las actuales, y muchas de las futuras generaciones de cocineros de este país, es replantear las actividades desarrolladas en la cocina con los clásicos criterios de la cocina de nuestras abuelas: el aprovechamiento de todos y cada uno de los recursos disponibles. Incorporamos a la oferta formativa la innovación, la implantación de nuevas soluciones tecnológicas, la apuesta por la eficiencia de los recursos, el respeto por el medioambiente y el compromiso con la excelencia, la calidad y el ahorro mientras, sin prácticamente pensarlo, recuperamos los valores de la gestión tradicional de la cocina y la gastronomía de toda la vida.