Bodegas Marqués de Murrieta

El reto

Degustar de un buen vino requiere de múltiples detalles. Y quizás uno de los más importantes es la copa. Y no solo su forma o el tipo de vidrio son determinantes. También debe estar limpia, transparente y sin olores. Y esto sólo se consigue si el agua de lavado es aquella que permite no tener que repasarla con un trapo antes de servirla.

La solución

Desmineralizar el agua de lavado para que, al evaporarse el agua durante el proceso de secado, deje la copa absolutamente brillante. No es el agua la que mancha, sino las substancias disueltas en ella.

Beneficios

Facilitar el trabajo de preparación de las catas, garantizando que las copas estén siempre perfectas.